Testimonio 4

Una sonrisa dice más que la mejor de las palabras.

Carmen Fernández
Portera